QHAPAQ
ÑAN

Conociendo una ruta milenaria: el recorrido del Qhapaq Ñan

Seis países comparten el sendero del Qhapac Ñan, el sistema vial andino que permitió la expansión del pueblo del Tawantinsuyo, el imperio Inca. La región de Arica y Parinacota alberga parte de sus secretos.

Chile, Perú, Bolivia, Argentina, Ecuador y Colombia comparten el legado del Qhapaq Ñan, la red vial del Tawantinsuyo, escrito también Tahuantinsuyo, un sistema de caminos de grandes distancias que utilizó la civilización inca para vincular ciudades en la costa y la sierra. La red, que nació de las culturas pre-incaicas y se potenció durante el imperio inca, recibió el nombre Qhapaq Ñan, que significa camino del rey o camino del poderoso. Llegó a superar los 30 mil kilómetros, y conectó el Cusco con ciudades tan lejanas como Quito y Tucumán. El tramo más conocido es el Camino del Inca, que une Cusco con Machu Picchu.

Esta red era necesaria para la organización política y militar del imperio inca, sino también para el transporte de los mitimaes, productos cosechados en los territorios que fueron conquistados por la cultura inca. También permitía la circulación de los chasquis, mensajeros que recorrían grandes distancias en poco tiempo llevando recados, utilizando el sistema de postas. Esto permitía que el inca, en Macchu Picchu pudiera comer pescado fresco de la costa a unos 200 km de distancia, en solo 24 horas. Los caminos del inca se dividían en la costa norte, la sierra norte, la costa sur y la sierra sur.

Si bien la extensión del camino principal andino frente a la costa del pacífico alcanza la Región del Maule, en Arica y Parinacota, su patrimonio cultural se encuentra latente en diversos lugares. Los pueblos de Putre, Zapahuira y Socoroma son buenos ejemplos. En Putre, a 3.200 msnm, las pictografías de Wilakaurani son un imperdible. Esta experiencia puede acompañarse, además, de un relajante momento en las Termas de Jurasi. El contraste de los fértiles valles de la región con el desierto más árido del mundo ofrece los mismos paisajes increíbles que disfrutaron quienes recorrieron el camino del Inca en sus inicios.

 

Las condiciones climáticas extremas del norte de Chile no impidieron que el imperio Inca expandiera sus fronteras. Es en parte gracias a esas mismas condiciones que se mantienen numerosos vestigios de esas épocas, muchos de ellos vinculados a la minería en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Atacama. Para lograr mantenerse en territorios tan hostiles como el desierto, fue vital la cooperación con las comunidades locales, las que transmitieron la sabiduría y conocimientos ancestrales necesarios para sobrevivir en el desierto más seco del mundo. Estudios han demostrado que variantes del camino del Inca llegaban a reunirse en las cercanías del Cerro San Cristóbal en Santiago, capital de Chile.

En Chile, el camino del Inca llega desde Bolivia, en lo que hoy es el cruce internacional de Tambo Quemado, en el sector del Lago Chungará. Allí, los chasquis recorrían caminos que van desde los 4000 msnm en Arica y Parinacota hasta los 2000 msnm en Copiapó, pasando por valles fértiles, lagos, reservas minerales y otros parajes, además de atravesar parte del desierto. En el sector centro del país, se encuentran vestigios en Valparaíso y la Región Metropolitana, con evidencia que este conectaba el valle del rio Maipo con el rio Cachapoal. El camino conecta también las regiones Metropolitana y O’Higgins.

 

A lo largo de sus miles de kilómetros, el Qhapaq Ñan atraviesa numerosas ciudades y poblados en territorios indígenas, con un legado de suma importancia. En la región de Arica y Parinacota, las construcciones de adobe mezclado con paja, vestigios arqueológicos y las tradiciones de su gente, mantienen el legado de miles de años vigente. Entre las quebradas, el contraste de sus paisajes lo convierten en un destino de profunda magia y misticismo.

La importancia de este patrimonio cultural llevó a que, por primera vez en los 40 años de la Convención de Patrimonio Mundial de la Unesco, 6 países se unieran para postular la columna vertebral del sistema vial andino de la cultura Inca como Patrimonio Mundial. Para ello, trabajaron en conjunto los Ministerios de Cultura y Relaciones Exteriores, Comisiones Nacionales de Cooperación de la Unesco y Secretarías Técnicas del Qhapaq Ñan. De esta forma, se protege y visibiliza el camino que permitía recorrer los cuatro suyos del imperio incaico desde el Cusco, manteniendo una red de comunicaciones y mensajería por todo el Tawantinsuyo.

La amplitud del Qhapaq Ñan ha significado que los países andinos lo validen como un patrimonio común. En el 2001, Perú llamó a los países que comparten su herencia cultural a incluirlo en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco. En Chile, el Consejo de Monumentos Nacionales coordina el Programa Qhapaq Ñan junto a comunidades locales. En el 2013 se presentó el expediente a la Lista del Patrimonio Mundial los 720,79 km del camino y 291 sitios arqueológicos asociados al sistema de caminos que se encuentran en Chile, principalmente en el Desierto de Atacama, al norte del país.

 

Este trabajo conjunto busca instalar un sistema que combine la preservación del patrimonio que se mantiene del camino, siendo algunos tramos parte la lista del Patrimonio Mundial desde antes de su postulación en conjunto., como Ingapirca en el Ecuador, el Valle Sagrado en Perú, Tiawanaku o Tiwanaku en Bolivia y Quilmes en Argentina. Se busca, además, proteger el medio ambiente. La ruta atraviesa 15 de los 100 ecosistemas en Sudamérica. De ellos, resaltan los yungas peruanos, el bosque seco de Marañón, el matorral chileno y el bosque húmedo invernal, los que se encuentran en peligro. Además, el camino atraviesa la Cordillera de los Andes, una reserva de agua de gran importancia para los habitantes de los valles y la costa.

CIRCUITOS QHAPAQ ÑAN

Programa Transforma Turismo y de Naturaleza en Entornos Patrimoniales de la región de Arica y Parinacota

Playa Chinchorro Kayak

Te esperamos

Nos estamos preparando para recibir tu visita y que disfrutes una experiencia única y segura.
Suscríbete y recibe información, consejos y promociones para tus futuros viajes.

Ir al contenido