Ruinas Comvento San Juan de Dios

En los terrenos donde actualmente se dispone una playa de estacionamientos, en
calle Baquedano, entre 21 de Mayo y Sotomayor, se evidencian los restos de la
antigua Iglesia de la orden de religiosos “Hospitalarios de San Juan de Dios” que
originalmente formaba parte del conjunto de Hospital – Convento construido el
año 1612. En 1615 la corona española encargó a la Orden de San Juan de Dios
hacerse cargo de la salud de las colonias. En las descripciones del explorador
francés Frezier, quien estuvo recorriendo la bahía de Arica los años 1712 y 1713,
destacan la altura del campanario de San Juan de Dios por sobre las demás
construcciones de la ciudad.
Las ruinas denotan muros de piedra sillar, bolones, y en menor medida ladrillos,
que dan cuenta de un edificio con el típico estilo románico que los religiosos
españoles trajeron a América. Este estilo se aprecia en las tres ventanas de medio
punto de 4 metros de alto que se conservan en los muros portantes laterales,
confeccionadas con dovelas de piedras canteadas. Además, las ruinas dan cuenta
de una ábside de forma octogonal. Los restos de muro y bases de muro permiten
estimar que el edificio tenía una longitud de 54 metros, y estaba formado por tres
naves, una central de 11 metros de ancho y dos laterales de 7 metros cada una.
Las construcciones menores anexas del Convento, tales como capillas y celdas
habrían estado en donde hoy se levanta el Edificio Consistorial, donde se
conservan algunas fundaciones encontradas al momento de construir el edificio
municipal de calle Baquedano con Sotomayor