Es una extensión de la playa Chinchorro, que continúa hasta la desembocadura del río Lluta. Con un oleaje pronunciado, no es apta para el baño, pero es lugar destacado para la práctica del surf y bodyboard.